“This Is Us”: Serie de la semana recomendada por Gonzalo Frías


Tengo un desafío. Solo vean el primer capítulo. Y díganme si no quieren seguir. Se convertirá en tu próxima serie favorita: This is us.

Jack vive en Pittsburgh con su esposa Rebecca, a punto de dar a luz trillizos. Son una pareja muy cariñosa y trabajan su relación día a día. Hay sorpresas aguardando en la jornada de parto. Corte. Kevin es un actor cansado de interpretar al famoso “The Manny”, se ve condenado a caminar sin polera por el escenario “porque vende”. Mientras su hermana gemela, Kate, lucha desesperada contra el sobrepeso y la autoestima. Abandonado al nacer frente a una estación de bomberos, Randall, brillante abogado y padre, busca a su padre biológico. Los tres tienen en común haber nacido el mismo día y se preparan para celebrar su cumpleaños 36. (Jack también está de cumpleaños ese día). Podría contarles todo, pero prefiero dejarles el placer de descubrirlo por su cuenta. La narración incluye el pasado, desde el nacimiento de los niños hasta su infancia, pasando por la adolescencia y la actualidad como treintones. Desde los 80, 90 hasta el presente. Hay flashbacks, pero jamás perderás el hilo (una de las grandes fortalezas de la serie).

No oculto mi placer al encontrarme con un mundo ordinario. Sin nada “espectacular”, ni producción épica. Podríamos cruzarnos en la calle con cualquiera de ellos. Seguro lo hemos hecho. No hay superhéroes, solo personas comunes. No siempre se necesitan caminantes blancos, un presidente maquiavélico o un mundo del revés cuando tienes este mundo. Por lo mismo es un aún más admirable el desafío para desarrollar interesantes a los personajes. ¡Y desde el capítulo 1 lo consiguen! No solo siento empatía por ellos, me convierto en ellos durante cada episodio.

Las series sentimentaloides abundan, pero pocas tienen la modestia de ser simplemente humanas.
Se llama “This is Us”, está creada por Dan Fogelman (guionista de Crazy, Stupid,Love). Es un título ingenioso. “Estos somos nosotros” pero también “esto es US”. Lo más a contracorriente en una serie que parece típica se encuentra aquí: ser testigos de ese optimismo absoluto de las series familiares look hallmark, onda “las cosas estarán bien a pesar de todo” chocando como un tren descarriado con la pérdida, el luto, la obesidad, la discriminación, adicción, la inseguridad, y la familia misma, de la cuales no puedes deshacerte. Al final su carácter es universal. Una metáfora (ni tan metáfora) de las cosas que pueden arruinar nuestra vida. El tema es como aprendemos a convivir con esas cosas buenas y malas que siempre estarán con nosotros.

Te aseguro que hace sentir menos sola a la persona que la mira.
Guiones inspirados, y lo más importante, personajes conmovedores, cuyos íntimos conflictos apreciamos desde los primeros momentos. Actores impecables y entrañables en esta historia coral llena de nobleza. Jack es Milo Ventimiglia, Mandy Moore es Rebecca, Kevin es Justin Hartley, Sterling K. Brown (Randall), formidable actor ganador del Globo de Oro que descubrí en The People Vs. O.J. Simpson y la espléndida Chrissy Metz como Kate. OBS: En el primer capítulo está inolvidable Gerald McRaney, como el doctor (interpretó a Raymond Tusk en House of Cards). Tenemos monólogos sensibles de Sylvester Stallone y hasta Ron Howard aparece.

“This is us” celebra a la familia en un sentido amplio, no necesariamente biológico. También es una celebración de los recuerdos que nos sacan a flote o nos hunden dependiendo de nuestro estado de ánimo y lo que nuestra cabecita ande buscando. Todo lo que la familia implica puede provocar sufrimiento y alegría y todas las emociones entre medio. Por ejemplo, la obesidad aquí no es de origen genética, Kevin no recuerda “momentos especiales” con su madre, Randall desde pequeño se debate entre el escrutinio social por ser un negro en una familia blanca y ser el más brillante académicamente de los hijos, lo que genera envidias; el papá a veces es insoportablemente conciliador, (su propio padre que lo menoscaba psicológicamente), una mamá que reconoce que a su hijo más “perfecto” no lo apoyó lo suficiente porque creyó que no le faltaba nada. Y así. En esta serie los hombres se ven tan desnudos emocionalmente como las mujeres. Frágiles y fuertes. No forman bandos. Forman un todo. Con los pecados y virtudes de los padres a cuestas y los propios también. Así somos. Así es esta serie. Revuelve la mierda que se forma dentro de las familias. Pero sabemos que a la larga puede ser buen abono. Encuentro consuelo: No somos perfectos, pero hacemos nuestro mejor esfuerzo.

Vean esta serie (va en su segunda temporada) para multiplicar los sentimientos, miradas y abrazos.

Haz una encuesta entre quienes la vean y lo verificarás: 8 de cada 10 personas admitirán llorar en cada episodio. ¡Cada episodio! Las otras 2 no se encontraban en sus domicilios. Pero ojo: lloramos porque también nos hace sentir bien.

“This Is Us”: Serie de la semana recomendada por Gonzalo Frías

0 Comentarios