Más retro que nunca, vuelve el Tamagotchi