The Velocipastor: La película más absurda y de culto en lo que va del año


A lo largo de su historia, el arte cinematográfico nos ha entregado películas que son verdaderas maravillas como El Ciudadano Kane, El Padrino, Psicosis y 2001: Odisea en el Espacio. Pero no todo lo que brilla es oro en este mundo, porque como sucede en todo tipo de arte, también hay verdaderos bodrios como The Room que son tan, pero tan malas, que extrañamente terminan ganando el estatus de películas de culto y una fanaticada fiel.

¿Por qué les digo todo esto? Porque ahora ya hay un candidata a quedarse con el cetro a la peor película del año en lo que va del 2019. Se trata de The Velocipastor, una cinta con una premisa tan disparatada que es imposible tomársela en serio, pero que también queremos ver ahora ya.

¿Creen que estoy exagerando? Pues lean la gloriosa sinopsis oficial de la cinta, a continuación:

Después de perder a sus padres, un sacerdote viaja a China buscando una espiritualidad más profunda, pero por el contrario, hereda una antigua habilidad que le permite convertirse en un dinosaurio. Al principio, se sentirá horrorizado ante su nuevo superpoder, pero una prostituta local hace que entre en razón y use su nuevo don para luchar contra el mal, y los ninjas”.

¿Quién está detras de este verdadero disparate cinematográfico? Brendan Steere, un joven estudiante de cine que el año 2011 publicó un trailer falso titulado The Velocipastor sin mayores pretensiones que homenajear a las películas de género grindhouse como El Vengador Tóxico. Sin embargo, el video se volvió tan popular que Steere no tuvo otra que lanzarse a la piscina y filmar una película completa que explorara una premisa tan absurda como la de un cura velociraptor y que se estrenará este año directamente al formato casero.

Revisa su primer trailer y póster oficial justo aquí abajo 👇

The Velocipastor: La película más absurda y de culto en lo que va del año

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.