Joven le disparó a su primo de 17 años con un rifle por comerle sus papas fritas


Papas fritas, ¿cómo no amarlas? Son crujientes  y doradas por fuera y tiernísimas por dentro. Además, nadie pone en duda que son el perfecto acompañamiento para todo tipo comidas. Pero tranquilos, que esta nota no va a ser una oda a las papas fritas ni mucho menos, sino que su principal objetivo será concientizarnos sobre los peligros que puede tener sobre nosotros volvernos unos adictos a este tan delicioso snack.

¿Por qué les digo esto? Porque en Estados Unidos quedó al descubierto uno de los casos de violencia intrafamiliar e intento de homicidio más impactante y absurdo del último tiempo: Un joven de 19 años le disparó con un rife a su primo de 17 por haberle comido sus papas fritas. Sí, leyeron bien, casi mató a un familiar por un plato de papas.

El hecho ocurrió el pasado 29 de septiembre en Colleton, Carolina del Sur, lugar donde Ryan Dean Langdale llamó al 911 para solicitar una ambulancia luego de que su primo supuestamente se disparara a si mismo con un rifle de caza mientras lo limpiaba. Es más, cuando llegó la ambulancia, su primo se encontraba consciente y confirmó la versión de Ryan. Sin embargo, apenas la policía comenzó a investigar el hecho, las sospechas saltaron a la vista.

Para empezar, la policía concluyo que la trayectoria que había seguido la bala era imposible de realizarse a través de un disparo autoinfligido.“Sabíamos desde el principio que algo no estaba bien. Cuanto más lo mirábamos, más extraño parecía”, señaló el alguacil JW Chapman al medio The Post and Courier.

Sin embargo, todo se esclareció cuando el primo baleado despertó una semana después de haber sido sometido a la cirugía que le salvó la vida y fue interrogado por la policia. Ahí, el chiquillo de 17 años soltó toda la verdad y admitió que el incidente se había originado tras una pelea por un plato de papas fritas con vinagre y sal.

Según el muchacho, Ryan Dean Langdale había amenazado con dispararle si es que se comía alguna de sus papas, cosa que, como ya pudimos ver, se cumplió al pie de la letra pese a que el joven de 17 años aseguró que “nunca tocó las papas fritas”. Ahora, Ryan Dean Langdale enfrenta un juicio por intento de asesinato, usar un arma de fuego en un crimen violento y obstrucción a la justicia. Flor de primo.

Joven le disparó a su primo de 17 años con un rifle por comerle sus papas fritas

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.