Sarco: La controvertida máquina de suicidios que se puede imprimir en 3D


Chiquillos, lo que les voy a contar ahora parece casi sacado de un capítulo de Black Mirror, porque un médico australiano de nombre Philip Nitschke ha dado a conocer su último y polémico invento: Una máquina para asistir a personas que quieran suicidarse de modo “sencillo, eficaz y sin dolor”. Así de simples y directas son las palabras utilizados por Nitschke para describir su controvertida invención.

Sarco, nombre con el que fue bautizada la máquina, estará disponible para todos los usuarios una vez que aprueben un test psicométrico, prueba que permite comprobar la aptitud mental del sujeto para tomar la decisión de quitarse la vida. El aparato en cuestión presenta una cámara transparente para acostarse. Una vez introducido, la persona presiona un botón para que el dispositivo se llene de nitrógeno líquido y el nivel de oxígeno se reduzca en un 95%. De esta forma, el suicida se desmaya a los pocos minutos y finalmente muere. Sin embargo, a modo de precaución Nitschke incorporó un botón de “pánico” por si la persona se arrepiente a último momento.

Según Exit Internacional, empresa que lo distribuirá, el invento posee un valor agregado: Una vez culminada su función, la máquina puede ser utilizada como ataúd. Es más, algunas clínicas suecas se han interesado por la patente, con el fin de emplearlo en sus instalaciones, informan medios internacionales. Recordemos que la eutanasia está aprobada legalmente en Bélgica, Colombia, Luxemburgo, Países Bajos, Canadá, algunas regiones de Australia y en Estados Unidos bajo condiciones específicas.

Pero eso no es todo, porque para mayor facilidad, los planos para ensamblar el dispositivo serán subidos a internet y se podrán descargar gratuitamente para poder crear este controvertido aparato con una impresora 3D en cualquier parte del mundo.

Sarco: La controvertida máquina de suicidios que se puede imprimir en 3D

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.