¿Cuál es el origen y por qué celebramos Halloween?


No les voy a mentir, chiquillos. Halloween es por lejos uno de mis días favoritos del año, ¿y es que quién podría encontrar fome un día donde los dulces abundan, las películas de terror son transmitidas en maratón por la tele y el clásico carrete es reemplazado por el mismo carrete, pero con disfraces? En definitiva, puro goce.

Ahora, para que ustedes estén más informados y sepan el trasfondo de este día tan bacán que se viene en poco más de una semana, les preparé una nota donde les contaré punto por punto algunos de los orígenes y tradiciones más populares de Halloween ¡Démosle no más!

1. Samhain

Para partir, les cuento que la fiesta a la que se remonta la actual celebración de Halloween es de origen celta (actualmente Irlanda) y se llama Samhain. Esta festividad, de más de 2.500 años de antigüedad, se celebraba cada 31 de octubre y es la fiesta equivalente al año nuevo nuestro, el que los celtas marcaban con la llegada del solsticio de otoño y el fin de la temporada de cosecha.

Lo tenebroso de esta fecha era que, según los celtas, el velo que separaba nuestro mundo con el del más allá se hacía frágil y los muertos podían volver a vagar por la tierra. Para tranquilizar a los espíritus, los celtas no encontraban nada mejor que prender grandes hogueras para ofrecer sacrificios, que según algunos relatos incluían incluso a humanos, y vestirse con pieles y cabezas de animales para ahuyentar a las almas en pena, de ahí que tengamos como tradición disfrazarnos para estas fechas. Por otra parte, los niños pasaban por todas las casas de sus aldeas para recoger ofrendas que después eran entregadas a los druidas, quienes eran los encargados de comunicarse con los muertos. Además, se hacían lamparas con nabos, y no con calabazas, para guiar a los espíritus mientras se encontraban en la tierra y así evitar que entraran a sus casas.

Ya con la conquista de los romanos, estas festividades fueron prohibidas y en el siglo IX el Papa Gregorio IV estableció que el Día de Todos los Santos pasaría a celebrarse todos los 1 de noviembre (antes se hacía entre los meses de abril y mayo) para reemplazar las fiestas paganas con una celebración cristiana. Para suerte de todos los que celebramos Halloween estos días, estas costumbres no murieron con la prohibición romana y lograron perdurar hasta nuestros días.

2. Jack O’Lantern

Como todos sabemos, Estados Unidos es sin duda el país donde más empeño le ponen para celebrar Halloween. Todo esto se debe gracias a los inmigrantes irlandeses (Leíste bien Trump, inmigrantes) que llegaron durante el siglo XIX y que incorporaron el relato de Jack O`Lantern al imaginario popular norteamericano. Esta leyenda cuenta la historia de Stingy Jack, un campesino borracho, pero astuto (al puro estilo del roto chileno) que logró engañar al mismísimo diablo con crucifijos al que el cola de flecha no podía tocar.

Así, Stingy Jack no encontró nada mejor que rodear al diablo con crucifijos en medio de un manzano para que no pudiera escapar. Gracias a esa proeza, el maligno le concedió un deseo. Jack le dijo que cuando muriera él no podía entrar al infierno. Ahí es cuando la embarró Jack, porque cuando murió había tenido una vida tan, pero tan pecaminosa que tampoco fue recibido en el cielo. De esa forma, Jack O`Lantern estuvo obligado a vagar eternamente en la tierra guiándose con una linterna hecha a partir de nabo tallado.

Ahora, ustedes se preguntarán cuándo decidieron cambiar los nabos por las calabazas. Simple, los estadounidenses no encontraron nada mejor que tirar los nabos al tacho de la basura, porque las calabazas eran mucho más abundantes y fáciles de conseguir en esos tiempos. Corta.

3. ¿Dulce o travesura?

¿Quién no fue recolectando dulces cuando chico por el barrio  y amenazando con hacer una travesura si es que se ponían tacaño contigo? Bueno, les cuento que esta tan entretenida tradición recién llegó a popularizarse en la década de 1930 como medida de las autoridades locales de Estados Unidos para frenar y cambiar la tradición de hacer desmanes durante la noche de Halloween con una actividad más pacífica y que involucrara a toda la familia. Pero a las autoridades no se les ocurrió esta idea de la nada, porque durante la Edad Media en Gran Bretaña ya se realizaba un rito parecido.

Se trata de la tradición de regalar soul cakespanes de uva que las personas más pobres y los niños iban a pedir a la casa de las personas ricas durante el Día de Todos los Santos para poder tener algo que comer, y que acompañaban con cantos y rezos en las puertas de los hogares donde iban a pedir los tan preciados soul cakes. De hecho, en países como Portugal existe una tradición parecida y conocida como Pão-por-Deus, que se sigue realizando hasta el día de hoy.

Después de leer todo esto, espero que hayan aprendido algo nuevo sobre esta fiesta que se hace cada vez más grande en nuestro país y que es la excusa perfecta para disfrazarnos, hacer travesuras, y en resumen, sentirnos un poco más niños.

Para cerrar con broche de oro, les dejo unas fotos de antiguos disfraces de Halloween que sin duda a más de alguno le darán escalofríos:

 

¿Cuál es el origen y por qué celebramos Halloween?

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.