¿Trabajar es masoquismo?