Carlos Pinto: “Me alegro de poder meterle miedo a la gente”


Si les nombro los programas Me Culpa, El Día Menos Pensado e Irreversible es imposible que no se les venga a la  mente la silueta de Carlos Pinto saliendo en medio de la niebla para relatarnos una historia que probablemente nos dejará con los pelos de punta. Y es lógico, porque digamos las cosas como son, Pinto es a estas alturas todo un icono pop en esta larga y angosta faja de tierra llamada Chile. Por eso mismo, fuimos a hablar con el Carlos Pinto de carne y hueso, que por estos días se encuentra promocionando su primer libro titulado “El silencio de los malditos”, para hablar de cómo se toma la fama, de dónde nace su amor por las historias cargadas al lado oscuro del ser humano y de sus miedos más profundos.

Pero antes de empezar, pónganle play al la canción original de Mea Culpa para ir entrando en ambiente:

Carlos, ¿te sientes como un icono pop?

– Yo creo que la gente me puede ver así, yo diría que la juventud tiene especial respeto por mi trabajo y tiene mucha memorabilidad de las cosas que yo he hecho y me dan un significado que me supera, para serte honesto. Me atrae mucho que lo digan, porque son méritos que yo nunca creí haber alcanzado. En las firmas de libros las mismas personas me dicen “tu eres lo máximo. Nos juntamos todos los fines de semana para ver tus programas que hiciste 10 años atrás”. Incluso a veces vienen abogados y dicen “vemos tus casos y debatimos sobre cómo hubiéramos condenado a los criminales”. De repente salen con cosas de las que ni yo me acuerdo. Me atribuyen una categoría que yo no la siento, pero que me descoloca positivamente. Porque claro, saber que hay 20 personas haciendo fila hace media hora para que yo le firme un libro me pone feliz, pero igual no lo logro comprender, porque yo no soy Frank Sinatra ni mucho menos. Hay que tener los dos pies bien puestos en el suelo para este tipo de temas.

¿Y de dónde nace esa pasión que tienes por los crímenes y los hechos paranormales?

– Mira, te voy a confidenciar algo, yo nunca fui periodista policial ni de crónica roja. Es más, lo último que leo en los diarios tiene que ver con crímenes. Tampoco creo en los hechos paranormales. Las personas me cuentan sus experiencias y las respeto, pero tengo distancia de eso, soy un tipo mucho más racional y así he entendido la vida. Lo que pasa es que, en mi calidad de director de cine, me esmero en hacer cosas que estén bien hechas. En todas las cosas que hago, incluso como pseudo-novelista. La verdad total de Mea Culpa es comprobable mediante los juicios. La verdad total de El Día Menos Pensado es una realidad virtual, no es de hechos. Si tú me cuentas que un fantasma te vino a ver y te dio el numero de la lotería y tú lo compraste y te hiciste millonario, yo te voy a felicitar porque eres millonario, pero no creo que hayan habido fantasmas. Bueno, puede que los haya hecho tu mente, puede que haya sido así. Te lo respeto, porque a mi me encanta tu mentira. Yo la establezco bajo el prisma dramático, pero como realizador, que es la parte que me interesa. Y cuando me meto a escribir, quiero cumplir con los cánones de la buena escritura, donde lo morboso parezca una poesía. Ese es un trabajo. Ese distanciamiento me hace comprender mejor las cosas.

¿Te interesaría explorar otros géneros?

– Si me dijeran “oye, por qué no haces moda o deportes”, igual trataría hacerlo de la mejor forma también, pero lo que me ata a estos dos géneros es que producen un drama natural. Las historias son dramáticas en sí. Con ellas puedo lograr que el publico tenga sensaciones de todo tipo. De miedo, de espanto, que se estremezca, que se mueva, que se encariñe, que aborrezca, que no quiera ver. Creo que ese juego no puede ser más propio de estos dos géneros. Me alegro de poder meterle miedo a la gente.

¿Y cuál es el mayor miedo de Carlos Pinto?

– El mayor miedo que yo pueda sentir es precisamente el miedo a lo desconocido. Yo sueño a veces con que alguien mete bulla en una pieza. Yo sé que en esa pieza no hay nadie, pero están metiendo bulla. Después estoy a punto de abrir la puerta, pero justo en ese momento me despierto. Eso me da terror, porque yo tengo miedo a lo desconocido, las cosas donde yo no puedo incidir. Me gusta tener el mayor control posible sobre mi vida.

Carlos Pinto: “Me alegro de poder meterle miedo a la gente”

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.