No lo intenten en casa: Joven se comió una babosa y terminó tetraplégico


Chiquillos, la noticia que les voy a contar ahora seguramente los va a dejar para adentro y les va a recordar que muchas veces el querer hacer cualquier cosa con tal de quedar como el cabro/cabra más bacán de su grupo de amigos puede terminar siendo un completo desastre.

En el 2010, Sam Ballard, un joven rugbista australiano de 19 años, estaba carreteando con su grupo de amigos en el patio de su casa cuando de la nada vieron a una babosa arrastrándose por el pasto. “Cómela, te desafío”, fue lo que le dijo uno de sus compañeros a Sam, y este último no dudó un segundo y terminó tragándosela.

 

Muchos de nosotros pensaría que esto no tendría por qué pasar a mayores, pero tal parece que comerse una babosa es cosa seria. Porque después de esta jugarreta, Sam tuvo que ser hospitalizado y, luego de pasar más de 420 días en coma, terminó quedando tetraplégico.

Todo esto por un parásito que la babosa portaba tras haber comido heces de rata y que terminó afectando el sistema nervioso central del joven.  Lo peor es que este tipo parásito, una lombriz llamada Angiostrongylus cantonensis, normalmente no termina produciendo mayores complicaciones en los humanos, pero en el caso de Sam todo desencadenó en una infección cerebral grave, conocida meningoencefalitis litisofílica, y que actualmente tiene al muchacho sin poder sentir nada desde el cuello para abajo, sin poder controlar su propia temperatura corporal y teniendo que ser alimentado mediante un tubo.

Para más remate, y según contó su madre al Daily Telegraphsu familia enfrenta graves problemas económicos tras su delicada situación de salud, ya que el Fondo Nacional de Discapacitados del gobierno australiano, del que Sam es parte, les recortó más de la mitad del dinero que les daban (de $492,000 a $135.000 dólares australianos) para el tratamiento que tiene que llevar a cabo por el resto de su vida.

No lo intenten en casa: Joven se comió una babosa y terminó tetraplégico

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.