Paren todo: Murió el Viejito Pascuero


Hasta aquí llegó nuestra infancia. Podemos ser adultos, o creer serlo, pero el mito de un señor gordo que regala de todo, terminó.

Los arqueólogos -malditos ociosos- descubrieron una tumba, que pertenecería al señor de barba blanca y botas negras, que fue tan generoso, y que pobló nuestra infancia de sueños donde si nos portábamos bien, todo podía ser. ¿Cómo parte esta triste noticia?

Un equipo de arqueólogos en el sur de Turquía están convencidos que encontraron la tumba de este señor. No, no hay renos ni señora Claus reposando a su lado. 

San Nicolás de Myra en oriente, o San Nicolás de Bari en occidente, era un obispo que vivió durante el s. IV y que llegó a tener un gran culto siendo muy popular en toda Europa, especialmente en Rusia, Grecia y también en Turquía. Su fama se debía a que en vida fue sumamente generoso, dejando de lado su herencia para ayudar a los pobres y enfermos.

 

Tras realizar un escaneo digital de la superficie de la iglesia en Demre, Turquía, los expertos encontraron un templo bajo la iglesia que nunca había sido descubierto. Ésta tumba, señalan, albergaría los verdaderos restos de San Nicolás, que hoy en día se veneran en una iglesia en Italia, en la ciudad de Bari.

Ahora expertos de ocho especialidades distintas se encuentran analizando cómo poder desenterrar el templo y los verdaderos restos de San Nicolás sin dañar los mosaicos.

Paren todo: Murió el Viejito Pascuero

0 Comentarios